Asociación Cannábica

  

La rosa verda - recogida de firmas

La rosa verda - recogida de firmas

De Lunes, Junio 15, 2015 - 15:00 hasta Lunes, Febrero 1, 2016 - 15:00
La rosa Verda en Greenage
Hacia una regulacion justa
La rosa verda es una iniciativa legislativa popular que pretende conseguir un marco legal para todas las asociaciones cannabicas de España y sus miembros A continuación, les explicaremos cual es la situacion actual en Calatuña: El consumo de marihuana en Barcelona: legal pero no regulado Los consumidores de marihuana en Barcelona son muy numerosos. Al ser una de las urbes más pobladas de España, no es de extrañar que también sea uno de los lugares donde hay mayor proporción de consumidores de esta sustancia. Una de las principales dudas que puede surgir a cualquiera de estas personas es si consumir marihuana en Barcelona es delito, si -como ocurre en Estados Unidos- la mera posesión puede llevarte a la cárcel, o incluso si puede tener repercusiones legales el pertenecer a una asociación cannábica. Intentaremos aclarar estas y otras dudas a lo largo del presente artículo. Concretando las cosas, a estas alturas muchos de los lectores de esta página deberían saber ya que el autoconsumo de estupefacientes no es delito. Es decir, no te pueden llevar a la cárcel o aplicarte el Código Penal por ello. Se entiende que no hay motivo jurídico para castigar al consumidor de una sustancia, que puede ejercer su libertad en este campo como mejor desee. Respiren, pues, tranquilos los consumidores de marihuana en Barcelona: nadie los detendrá por esta práctica. Lo que sí es delito, de acuerdo con el Código Penal (artículos 368 y siguientes), es traficar con los estupefacientes. O más concretamente, realizar actos de “cultivo, elaboración o tráfico”, y promover, favorecer o facilitar el consumo ilegal de drogas. Es decir, no se castiga el autoconsumo pero sí el negociar con estas sustancias. Todos los consumidores de marihuana que haya en Barcelona deberían aprender a hacer esta matización. Tampoco se permite desde el punto de vista legal consumir sustancias estupefacientes en la vía pública o incluso simplemente portarla (aunque no la estemos consumiendo). Así lo dice la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana, que prevé multas de hasta 30.000 euros. Y ojo, que se está tramitando una nueva ley que elevará la cuantía mínima de la multa. Esto no es un delito, no implica la vía penal, sino que se trata de una infracción administrativa (como una multa de tráfico). En otras palabras, se puede consumir marihuana en Barcelona (como en cualquier otra ciudad de España) siempre que sea en un lugar privado y no se transporte la sustancia por la vía pública. ¿Cómo afecta todo esto al mundo asociativo? Existen unas 120 asociaciones de consumidores de marihuana en Barcelona, los célebres clubes cannábicos. Como es natural, cabe pensar que estas disposiciones legales les afectan. Lo cierto es que casi todas estas asociaciones están legalmente constituidas y disponen de unos estatutos que han sido estudiados al detalle por profesionales de lo jurídico. Desde luego, pues, los clubes cannábicos no son precisamente centros de tráfico de marihuana en Barcelona. Es más, si lo fueran, los integrantes de estas 120 asociaciones ya habrían sido detenidos por delitos relacionados con el tráfico de estupefacientes. Como estas detenciones no han tenido lugar, queda claro que ni las propias autoridades estiman que los clubes cannábicos estén relacionados con el narcotráfico. Se trata de instalaciones sociales donde personas adultas realizan su autoconsumo de marihuana (en Barcelona como en cualquier otra ciudad) de una forma muy reglada y controlada, incluso con asistencia médica y charlas sobre los efectos de las sustancias estupefacientes. De hecho, otra de las funciones sociales-jurídicas que cumplen los clubes cannábicos es la de evitar que sus miembros acaben vinculados con el mercado ilegal, cosa que a todas luces es mucho más peligrosa que el consumo en una zona controlada. Sin duda le interesa a las autoridades de Barcelona que la marihuana esté restringida a un ámbito acotado. Sin embargo -y por desgracia- las asociaciones de consumidores de marihuana en Barcelona se encuentran en un limbo legal. Está claro que sus actividades no son delictivas, pero su funcionamiento y requisitos tampoco está regulado de forma clara... a pesar de que los propios clubes cannábicos llevan mucho tiempo solicitando esta regulación para eliminar toda duda sobre sus actividades. Amén de que las mismas podrían suponer ventajas sociales y económicas para Barcelona. La Generalitat de momento no parece saber hacia dónde moverse en este campo, así que están siendo los propios Ayuntamientos los que dan pasos. Y en concreto uno de los que más interés muestra en regular el tema de los clubes cannábicos es precisamente Barcelona. No en vano, como hemos visto, hay un elevadísimo número de asociaciones de consumidores de marihuana en Barcelona. Regularlas se ha convertido ya en una necesidad imperiosa. Con esta ILP (iniciativa legislativa popular) se pretende avanzar en una regulación justa para la ciudadania y que termine con el vacio legal que no es beneficioso para nadie. Os seguiremos informando